top of page

La importancia del análisis de riesgos en la seguridad humana


El peligro es un factor inherente a la vida humana con el que a lo largo de la historia hemos aprendido a convivir. Esta convivencia no siempre ha sido sana ni con buenos resultados, por lo cual, es un tema de investigación y análisis vigente hoy en día.



La piedra angular de la seguridad humana es, sin duda, el análisis de riesgos. Si recordamos el ABC de la seguridad, ya sea aplicada a la vida humana, al trabajo o a las emergencias todo gira alrededor del peligro o amenaza. Este ABC de la seguridad es la identificación, evaluación y control de los peligros. De hecho, el objeto único de la seguridad es el control de los peligros, por lo cual, es preciso dimensionarlos adecuadamente. Es ahí donde el análisis de riesgos juega un papel determinante.


En la materia de estudio de riesgo, que difiere del término común de riesgo, incluso del técnico, este es la medición de la relación del ser humano con la amenaza, es decir, del sistema vulnerable y del peligro. Hacerlo de forma sistemática, metodológica y analítica es la forma correcta de evaluar el peligro, o mejor aún, de la relación en conflicto entre el ser humano y el peligro.


Desde 1971, cuando el Dr. William T. Fine innovó el mundo de la seguridad humana con la publicación de Mathematical Evaluations for Controlling Hazards, el primer método desarrollado específicamente para el mundo de la seguridad e incluyendo un tercer factor de evaluación; se han desarrollado más de seiscientas metodologías aplicables a la seguridad humana. Dentro de este universo de metodologías, existen tanto generales como específicas, de carácter global y particular, cuantitativas y cualitativas, incluso existe una metodología, desarrollada por la UNDRR (Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres) para generar un atlas mundial de peligros, basadas en los análisis de riesgos de ciudades y localidades.


Este enorme marco metodológico nos obliga a esforzarnos en el primer paso del estudio de riesgos: la etapa semántica. En esta etapa, basado en el objeto del proyecto y valor utilitario del mismo, debemos determinar qué se requiere del análisis de riesgos, quiénes serán los profesionales que estarán involucrados en el proceso analítico y, sobre todo, qué metodologías se emplearán.


Para determinar el uso de las metodologías a emplear en nuestro proyecto, debemos considerar desde las familias metodológicas del análisis de riesgos, hasta las clasificaciones más finas de estos métodos. Debemos mirar el objeto del estudio para ayudarnos a determinar las metodologías, incluso el marco regulatorio. Por ejemplo, si la alta incidencia de lesiones en manos de los trabajadores en una línea de producción es lo que motiva el análisis de riesgos, debemos buscar metodologías que estén enfocadas al daño (lesión) y en la energía mecánica. Por el contrario, si el proyecto que tenemos enfrente es el análisis de riesgos para la elaboración de un programa interno de protección civil, debemos enfocarnos en las metodologías aceptadas por la regulación oficial, y complementarlas con aquellas que sean diseñadas específicamente para grandes amenazas, aquellas que afectan a grandes sectores de la población.


En resumen, determinar qué metodologías emplearemos en el análisis de riesgos, es tan importante, como el proceso analítico mismo y el uso e la data que el análisis da como resultado. Las metodologías existentes, han sido desarrolladas y puestas a prueba con rigor científico; vale la pena conocerlas a profundidad, estudiar los factores matemáticos de justificación y obtener el mayor beneficio de estas. Es un error imperdonable utilizarlas como recetas de cocina, simplemente siguiendo un paso a paso, sin entender el proceso y justificación de nuestro trabajo.


55 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page